Ni más, ni menos. España…

Fuente: euribor.com.es / Autor: J. R. Mora

Una clase política con una mayoría absoluta compuesta por múltiples y variados personajes que, sin ningún tipo de vergüenza ni piedad, recortan ante nuestros ojos las patas fundamentales de parcelas que son básicas y esenciales para el desarrollo social. Como educación y sanidad. Sin tocar un ápice de los privilegios que ellos poseen, sin prescindir de uno solo de los beneficios que ellos tienen. Mientras piden al ciudadano de a pie comprensión y esfuerzo. ¡QUE VIVAN LOS POLÍTICOS DE ESPAÑA!

Una monarquía que se desgasta estrepitosamente tras diversos sucesos que suenan a broma, aunque nada más lejos de la realidad. Un rey (con minúscula) que se ríe de sus ciudadanos dejándose invitar a carísimas (y asquerosísimas) cacerías mientras que su pueblo, oh, pueblo, lucha por llegar a fin de mes. O a principio… Rey que encima se disculpa a modo de ‘niño bueno y triste escarmentado’ y que, para más inri, consigue dar pena a gran parte de la población. Rey que tiene un yerno implicado en asuntos feos feos con la Justicia (¿tenemos justicia?). Rey que tiene otro yerno que permite a su hijo juguetear con escopetas hasta agujerearse el pie y que, como era de esperar, encima sale impune del asunto. ¡LARGA VIDA AL REY!

Una economía que constantemente se nos echa encima cual muro de carga. En la que bancos, multinacionales, poderosos, especuladores, grandes empresarios y accionistas, hombres de negocios y demás interesados son los únicos que importan. Una economía débil, que siempre lo fue aunque supo bien disimularlo durante un tiempo. Siempre dependiente de economías mayores. Que se derrumba frente a nosotros llevándose consigo lo poco que podríamos tener. ¡CAPITALISMO A TOPE!

Una justicia que favorece a los malos y perjudica a los buenos. Que perdona lo imperdonable y que acusa a los inocentes. Una justicia injusta, inútil, insuficiente. Donde lo más sucio no importa a pesar de ser probado si es que las formas de probarlo no han sido del todo adecuadas. Una justicia que puede llevarte a la cárcel por ayudar a morir a un enfermo terminal que así lo desea, mientras que te permite salir de rositas tras atropellar y matar a una persona por ir borracho, pagando una cantidad considerable. ¡CREO EN LA JUSTICIA!

Una poderosa institución llamada Iglesia que, al paso que vamos, será lo único que nos quede de aquí a unos meses ya que terminará siendo el único campo donde no se aplique ni un solo recorte. Una iglesia de todos y para todos (menos para homosexuales, prostitutas, abortistas…) que posee una riqueza imposible de cuantificar pero que dice ser misericordiosa y solidaria. ¡AMÉN!

Así le describiré mi país, España, a todo aquel que al respecto me pregunte.

IMPOTENCIA. RABIA. INDIGNACIÓN…

Anuncios

Acerca de lgarciamartinez

Periodista y comunicadora audiovisual especializada en medios digitales (redacción/edición web, marketing online y gestión de proyectos). Soy de la opinión de que la vida es para los que arriesgan... Ver todas las entradas de lgarciamartinez

One response to “Ni más, ni menos. España…

  • eva martinez lopez

    Que bien escribes mi niña, que bien explicado, la,indignacion que hay en la calle, y en mi. Totalmente d acuerdo con tu imteligente reflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: