¿Feliz Día del Trabajo?

Ya no será 6.202.700 la cifra de desempleados en España. Será algo mayor. Un dato muy trágico sobre el cual hoy, Día del Trabajo, cabe reflexionar.

Despertador 7 de la mañana

‘Parado’. Esa palabra de seis letras que frecuentemente utilizamos de forma errónea como un adjetivo sustantivado para hacer referencia a la persona que no está dada de alta como trabajadora. De forma errónea, porque un sustantivo nos califica como un todo. Y una persona sin trabajo es mucho más que un parado.

Hay personas sin trabajo que toda la vida habían estado en una empresa en la que habían vivido incluso una evolución, y nunca se habrían planteado despertarse de ese sueño que a veces, no seamos hipócritas, veían hasta como una pesadilla.

Hay personas sin trabajo que ni siquiera saben lo que significa tener trabajo, jóvenes que han estado formándose a conciencia, ilusionados con darlo todo por contribuir a su modo con la sociedad y con su país. Tan ilusionados que hasta han trabajado gratis o por muy poco dinero, o con unas condiciones inhumanas. Muchos se nos están yendo abroad.

Otras personas sin trabajo han ido navegando de una compañía a otra, ahogándose a veces, resurgiendo en otras ocasiones. Y sienten que sus pulmones empiezan a resentirse. Un mes llegan, al siguiente no…

Algunas otras personas sin trabajo en realidad sí tienen trabajo, aunque fuera de la legalidad. Necesitan hacerlo así para dar de comer a quienes de ellos dependen. Sin ningún tipo de protección social. Hasta que se queden sin trabajo.

También hay personas sin trabajo que han tocado fondo, que llevan tanto tiempo sin poder ejercer ese derecho fundamental que ya no ven luz al final de ese túnel. Hay quienes tratan de sobrevivir malviviendo y trasladan algo tan íntimo como su hogar a las instalaciones del Aeropuerto de Barajas para pasar desapercibidos y tener agua para lavarse y calefacción para calentarse, sin miedo a la vergüenza porque los viajeros piensan que son solo eso, viajeros esperando un vuelo.

Y hay quienes se cansan de no tener trabajo ni, en consecuencia, recursos y prefieren suicidarse antes de que los desahucien…

El trabajo no es un tesoro, que no nos engañen. El trabajo es un derecho adquirido que nos ganamos con creces, con esfuerzo. Y cuando no podemos ejercerlo nos vamos deshumanizando como quien no es respetado, como quien es agredido, como quien es maltratado.

¿Suena muy dramático? Bienvenidos a la vida real, a nuestra España de 2013. Aunque ¡ojo!, nunca nos olvidemos de que hay muchos más lugares con situaciones infinitamente más trágicas que la nuestra.

¿Feliz Día del Trabajo?

Anuncios

Acerca de lgarciamartinez

Periodista y comunicadora audiovisual especializada en medios digitales (redacción/edición web, marketing online y gestión de proyectos). Soy de la opinión de que la vida es para los que arriesgan... Ver todas las entradas de lgarciamartinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: